Nuevamente los mas mayores dan lecciones de dignidad, el gobierno no es capaz de echarlos de las calles aunque haya subido miserablemente las pensiones, las calles son suyas, el estar en ellas es su arma, como debería ser el arma de todo aquel que reivindique algo justo, nuestros abuelos nos lo han demostrado, el estar en la calle no solo sirve para celebrar alguna victoria deportiva, aunque en estas celebraciones las personas que acuden son muchas mas, esto dice mucho de este país.
Como cada manifestación de los pensionistas vuelven a estar casi solos, con ellos mismos, los que ya disfrutan de una pensión defendiendo la subida de las suyas y el mantenimiento para las futuras generaciones, que, ¿donde estaban?, posiblemente en la playa, es difícil ver a los jóvenes y los maduros junto a sus padres y abuelos, parece que no es su lucha, lamentablemente los ha aleccionado el poder.
También me pregunto donde estaban esos miles de pensionistas que faltaban, en una ciudad como Barcelona y el cinturón debe haber muchos miles si no mas de un millón, hoy serian unos 4 o 5 mil, en Bilbao cuadruplican esa cantidad de asistentes cada vez que se mueven.
A ver que ocurre en las próximas elecciones, a ver que votamos los pensionistas, porque no podemos olvidar que tenemos el poder de aupar a unos u otros al gobierno mas que cualquier otro colectivo, somos mas.

Texto, Jorge Lizana.
Fotos, Xavi Ariza, Jorge Lizana

2018_05_26_Marea_pensionista_JorgeLizana02