El conflicto minero

La despoblación de las cuencas mineras de Asturias y de León es un hecho más que evidente a día de hoy. El motivo más destacado es lo que se conoce como reconversión de la minería. Según estadísticas extraídas del SADEI, en el caso de Asturias, en 1991 24.958 personas se beneficiaban directamente de las industrias extractivas, en 2001 la cifra se reduce a 9.549 dejando para el 2011 una cifra de 3855.

Si observamos la demografía asturleonesa nos damos cuenta que en la última década la población de las cuencas mineras ha emigrado cuasi masivamente a las grandes ciudades, dejando poblaciones fantasmas y otras en las que cada vez es más difícil subsistir, así como un sinfín de edificios propios de las industrias de la extracción del carbón completamente abandonados.

La situación actual muestra un panorama dantesco, infraestructuras desfasadas en los pocos pozos y minas que continúan abiertos.

El cierre de la minería no supone tan sólo un abandono del sector, con ello, se está llevando por delante al poco sector secundario y terciario que hay en las comarcas mineras, dejando a muchas familias sin recursos y con un futuro incierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>